EL SUPREMO PROHÍBE EL USO DE LA VIVIENDA FAMILIAR SI ENTRA A VIVIR UNA NUEVA PAREJA.

El Tribunal Supremo ha establecido que el progenitor que se encuentre divorciado, que viva en la casa familiar, y tenga la custodia de los hijos menores de ambos, pierde el derecho de uso de la vivienda familiar en el momento en el que una nueva pareja pase a convivir de manera estable con ellos.

El Supremo considera que el hecho de que una nueva pareja entre a vivir en el domicilio hace que esa vivienda pierda la condición de “familiar”. Aunque en ella sigan viviendo los hijos, ya que se considera que es para el uso de una familia diferente.

Con esta nueva interpretación no se niega el derecho de un progenitor a rehacer su vida con otra pareja. Se cuestiona que esa libertad pueda usarse en perjuicio del progenitor que ya no puede disfrutar de la casa. Y que en muchas ocasiones, continúa abonando las cuotas hipotecarias.

MODIFICACIÓN DE MEDIDAS

El fallo de la Sentencia del Supremo, no solo hace mención al uso de la vivienda familiar, sino que también hace referencia a la pensión compensatoria, a la pensión de alimentos, etc. Es decir, son valores que se podrán tener en cuenta de cara a una posible modificación de medidas en el caso de que nuestro excónyuge comience a convivir con su nueva pareja en el que fue domicilio familiar, y cuyo uso le fue atribuido en su momento.

INTERÉS DEL MENOR

Así mismo, también se tiene en cuenta en todo momento el interés de los hijos; interés superior más necesitado de protección. El interés de los menores no debe desvincularse en ningún momento del de los progenitores, se debe priorizar, pero no separar; es decir, no se puede tener en cuenta solo uno, cuando es posible conciliarlos.

Si se encuentra en esta situación, contacte con CALSOM ABOGADOS. Nuestro equipo especializado en Derecho de Familia estará encantado de poder asesorarles y ayudarles a solucionar su problema.

www.calsomabogados.com

También puede interesar: MODIFIACIÓN DE MEDIDAS